Greetings from Sister Marlita /Saludos de Sister Marlita

One of the things that is part of the Lenten invitation is FASTING. Someone said that “fasting is prayer with our bodies.” It is true that fasting from food and drink, either less of a quan!ty, or certain types, helps us to be disciplined. This would be fasting with our mouths. But if you do not do well with refusing that bit of sweet at the end of the meal, or if you get ravenously hungry when you eat less, and maybe get grouchy and crabby with those with whom you live, then why not observe one of these other fasts this Lent?


We can fast with our eyes. We can refuse to view entertainment media that exploit others. Or we can use our eyes more gently to see the hurt and need of others around us, and reach out to them, listening to their hearts.


We can fast with our ears. We can choose to enjoy silence and quiet over endless talk from radio, television, Nefllix, etc. Silence can afford us a better atmosphere to hear what God might be saying to our hearts. God may be blocked out when there is so much noise or chatter.


We can fast with our minds. We can refrain from spreading thinking ill of others, or from complaining when things don’t go our way. We can think the good things others want to know.


We can fast from convenience. We can purchase items that take a little longer to use, but that have a less damaging effect on the environment. We can treat God’s crea!on with reverence. HAPPY FASTING. Choose what fits.


Sister Marlita Henseler


Una de las cosas que forma parte de la invitación de Cuaresma es el AYUNO. Alguien dijo que "ayunar es oración con nuestro cuerpo". Es cierto que el ayuno de alimentos y bebidas, ya sea en menor can!dad o en ciertos !pos, nos ayuda a ser disciplinados. Esto sería ayunar con la boca. Pero si no le va bien rechazar ese trozo de dulce al final de la comida, o si !ene un hambre voraz cuando come menos, y tal vez se pone de mal humor y malhumorado con aquellos con quienes vive, entonces ¿por qué no observar uno de los siguientes? estos otros ayunos esta Cuaresma?


Podemos ayunar con nuestros ojos. Podemos negarnos a ver los medios de entretenimiento que explotan a otros. O podemos usar nuestros ojos con más suavidad para ver el dolor y la necesidad de los que nos rodean, y acercarnos a ellos, escuchando sus corazones.


Podemos ayunar con nuestros oídos. Podemos optar por disfrutar del silencio y la tranquilidad en lugar de las conversaciones interminables de la radio, la televisión, Ne"lix, etc. El silencio puede brindarnos una mejor atmósfera para escuchar lo que Dios podría estar diciendo a nuestros corazones. Dios puede quedar bloqueado cuando hay tanto ruido o charla.


Podemos ayunar con nuestras mentes. Podemos abstenernos de difundir el pensamiento mal de los demás o de quejarnos cuando las cosas no salen como queremos. Podemos pensar en las cosas buenas que otros quieren saber.


Podemos ayunar desde la comodidad. Podemos adquirir ar'culos que tarden un poco más en usarse, pero que !enen un efecto menos dañino sobre el medio ambiente. Podemos tratar la creación de Dios con reverencia. FELIZ AYUNO. Elija lo que le quede bien.


Hermana Marlita Henseler

Featured Posts
Recent Posts
Archive

© 2018 St. Thomas the Apostle Catholic Community